viernes, 10 de septiembre de 2010

As long as you're mine.


Se sentía como presa de un hechizo. Su voz, dulce como la miel, la embrujaba y nublaba su razón y sus sentidos. Y sus ojos, dorados y brillantes, la hipnotizaban anulando su voluntad.
De repente, sus fríos labios se posaron en su cuello, en un beso tierno. Abandonada a su abrazo, sintió el leve pinchazo de sus colmillos afilados.



votar

4 comentarios:

Los Fantasmas del Paraíso dijo...

Me gusta, es un cambio importante con respecto a otros minirrelatos que eran simplemente románticos, y sin embargo sigue siendo del mismo perfil. Eso demuestra que tienes una gran imaginación y un amplio ¿cómo llamarlo? ¿repertorio? Vamos, que eres capaz de reinventarte para no repetirte pero seguir siendo tú.

Canoso dijo...

Coincido con los fantasmas, se nota un cambio, pero sin perder el estilo.

Me gusta mucho, Jengibre.

Buen fin de semana.

jengibre dijo...

Hola Fantasmas.

Me temo que últimamente mis relatos salen demasiado románticos. Decía Sabina que la felicidad es malísima para componer, y creo que tiene toda la razón.
Pero debo decir que el relato nace de la fascinación que siento por los vampiros. No los de Crepúsculo, sino más bien los de Anne Rice (Lestat, el Vampiro y toda la saga...)

Besitos de jengibre.

jengibre dijo...

Hola Canoso.

Quizás sea que yo estoy cambiando... Todo lo que vivo se filtra a través de lo que escribo, a veces sin ni siquiera darme cuenta...

Pero me alegro de que te guste.

Buen fin de semana para ti también y besitos de jengibre.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails