jueves, 21 de octubre de 2010

Trilogía de Venecia 1: Noche de Carnaval.



Las luces del alba empezaban a teñir de violeta el cielo. Un nuevo amanecer, pensó suspirando con tristeza. Podía sentir como el sol empezaba a salir. El frío de la piedra extendiéndose por todos sus músculos. Su blanca y suave piel volviéndose otra vez fino mármol de Carrara. Otro día en su prisión de frío y piedra. Resignada, recordó la noche anterior. La luna adriática obró su magia. Y con cada rayo de luz, sintió como la vida volvía a su cuerpo. Hacía tanto tiempo que dormía el sueño de la piedra que casi había olvidado como se caminaba. Pero no perdió el tiempo y salto de su pedestal, perdiéndose en la noche veneciana. Noche de carnaval, noche mágica. Se perdió entre las gentes que enmascaradas rondaban las calles. el bullicio la aturdió y sufrió un desvanecimiento. Pero unos brazos fuertes la sujetaron, impidiéndole caer. Un joven enmascarado, le sonrió. Sólo se le veían los ojos, unos brillantes ojos azules, y una sonrisa pícara. La cogió del talle y la llevó a un baile de máscaras. Toda la noche bailó entre sus brazos. La música, las luces, esos brazos que la llevaban flotando por la sala, todo eso hizo volver a latir su corazón como una vez hiciera, hace tanto tiempo de aquello. Era ya casi el alba cuando él la besó. Un beso dulce y tierno. Pero el alba se acercaba y sentía como el frío empezaba a extenderse por su cuerpo. Rompió el abrazo y escapo corriendo. De vuelta a su peana, de nuevo presa de ese mármol. Habría llorado, lágrimas de alegría, pero las estatuas no lloran, las estatuas no sienten. Ojalá, pensó, esta vez fuera diferente. Ojalá esta vez, él la encuentre. Ojalá pueda romper el hechizo. Pero prefiere no hacerse ilusiones. Siempre hay un amanecer de piedra tras cada noche de pasión.



votar

6 comentarios:

Adivín Serafín dijo...

La estatua con vida, dando vida. La estatua llena de corazón. La estatua que deja de estar fría para rendirse al amor.

Blogsaludos

CORAZÓN VERDE dijo...

Te dejo un abrazo y mi deseo de un maravilloso fin de semana

Los Fantasmas del Paraíso dijo...

Que bonita la versión del adagio, Sarah Brightman es increíble. Y es una magnífica elección para un relato que, en mi opinión, confirma una evolución increíble que has sufrido desde los inicios del blog. Cada vez veo las frases más elaboradas, más expresivas, más sonoras. Precisamente la música tan bien escogida que le pones a estos relatos ayuda a darles más sonoridad. Fue una gran idea la de los relatos cortos, porque así puedes abarcar más temas y tonos.

Y, como siempre, una imaginación desbordante. Una historia romántica, como otras veces, pero ahí acaban las similitudes. Y una gran idea lo de la trilogía de Venecia, ¡¡me encanta Venecia!!

Un saludo

jengibre dijo...

Hola Adivín.

Una estatua que dará mucho que hablar (eso espero...). Esta trilogía es un poco diferente, es la misma historia en lugar de tres historias diferentes como hasta ahora. Espero que te guste, a mi me ha gustado mucho escribirla.

Buen domingo y besitos de jengibre.

jengibre dijo...

Hola corazón verde.

Otro abrazo igual de afectuoso para ti. Disfruta del domingo.

Besitos de jengibre.

jengibre dijo...

Hola Fantasmas.

¿que puedo decir? Muchas gracias por tu valoración y tus comentarios. Por estar ahí desde siempre, casi desde el principio. Supongo que la práctica es lo que me está haciendo evolucionar. Este año y medio que llevo escribiendo ya empieza a notarse. Pero me queda mucho camino que recorrer y mucho que aprender todavía.

Y la música es un elemento más del blog. Y para mí, uno de los importantes. Intento poner canciones o melodías que me emocionen o transmitan algo especial.

Buen domingo y besitos de jengibre.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails