lunes, 18 de octubre de 2010

Trilogía de París 3: La caja de música.


Cada día pasaba por esa calle. A la salida del colegio. Aunque le suponía caminar un poco más. Pero tenía que pasar por el bulevar, tenía que detenerse frente al escaparate de esa tienda. Y allí, en primer plano estaba lo que tanto deseaba. La preciosa caja de música. El regalo que siempre deseaba, pero que nunca recibía. Brillaba, iluminando todo el escaparate. Blanca, con pequeños arabescos dorados. Y esa música, que a pesar del grosor del cristal que la apartaba de ella, podía escuchar con toda claridad. Una música mágica e hipnótica. Sin saber muy bien porqué tuvo el impulso de cogerla. Miró a través del cristal y no vio al vendedor. Se decidió, abrió la puerta, emocionada por poder tener lo que tanto deseaba. La música parecía guiarla en su camino. La puerta se cerró con un golpe seco, pero eso no importaba, sólo deseaba tener la caja en sus manos. De puntillas, se aferró al estante, rozando la caja. Cuando por fin pudo alcanzarla, sintió como si una poderosa fuerza tirara de ella hacia el interior de la caja. Sintió como cayera por un túnel oscuro, perdiendo el conocimiento. Al despertarse, volvía a escuchar la melodía que tanto le gustaba. Pensó que todo había sido un sueño. Abrió los ojos. Un grito escapó de su garganta cuando descubrió que estaba rodeaba de espejos y en ellos reflejada la imagen de una pequeña bailarina, bailando sin parar la mágica melodía.





votar

11 comentarios:

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Gracias por compartirlo

jengibre dijo...

Hola Francisco Javier.

Gracias a ti por tu visita y tu comentario. Sé bienvenido a este rincón, en el que espero te sientas como en casa.

Besitos de jengibre.

Adivín Serafín dijo...

Sublime y dulce. Espero que me lo dejes para mi microinvitado del jueves de la semana que viene. Espero tus noticias.

Blogsaludos

jengibre dijo...

Hola Adivín.

¡¡¡¡me has hecho enrojecer con tus palabras!!! Y ¡¡¡por supuesto que puedes contar con él!!!! Es para mí un honor que me incluyas en tu microinvitado. Muchísimas gracias.

Besitos de jengibre.

*Luna dijo...

Hola cielo un bonito y bello escrito
un beso corazon

CORAZÓN VERDE dijo...

Es precioso y delicado como una melodia mágica.
Un abrazo

jengibre dijo...

Hola Luna.

Siempre me han gustado las cajas de música y me preguntaba si la bailarina seguía bailando al cerrar la caja...

Besitos de jengibre.

jengibre dijo...

Hola Corazón Verde.

Muchas gracias por tus palabras. Como ya he dicho, desde niña me han fascinado esas cajas, con esas melodías tan características...

Besitos de jengibre.

Los Fantasmas del Paraíso dijo...

Un broche de oro para una trilogía magnífica. Han sido los tres mágicos, y la música ha estado bien escogida. En este en especial la música es mágica, has hecho muy bien en tomarla como un elemento para el relato.

Un saludo.

jengibre dijo...

Hola Fantasmas.

Esta melodía en concreto es el tema central de la banda sonora de El piano, de Michael Nyman, una película y una banda sonora preciosas.
Y ¿que puedo decir? La verdad es que se me ocurrió de repente. Quería escribir algo con una niña, una pequeña bailarina. Empecé a escribir y salió esto. Como ya he dicho, desde siempre me han fascinado las cajas de música...

Buen domingo y besitos de jengibre.

El Señor Dáltanos dijo...

Me gustó me gustó! Simplemente mágico! Abrazo!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails