domingo, 1 de agosto de 2010

Las aventuras de Dana I: Nueva vida, nuevos amigos.



¡¡Guau, guau!!! o ¡¡Hola a todos!! para los que no dominéis el idioma canino.
Jengibre me ha dado un rinconcito aquí en su blog para que os cuente mis aventuras. La verdad, no se como me saldrá esto. Lo mío es la acción y la aventura, no la literatura. Pero Jengibre es muy convincente (por no decir un poco pesada) y como parece tener fe en mis capacidades, pues eso... aquí estoy aporreando este teclado con mis patitas.
Supongo que lo correcto sería empezar hablando de mí. Me llamo Dana y tengo dos añitos. No tengo pedigrí, de hecho ni siquiera recuerdo a mis padres... Mi vida ha sido un poco difícil hasta que conocí a Sam y a Elsa. Así que creo que lo mejor es que empiece hablando de ellos. Ellos son mi nueva familia. No, mucho más que eso, son mis amigos, y los mejores que se puede encontrar.
Sam es muy alto y guapo (o por lo menos eso opina Elsa, y yo no puedo estar más de acuerdo con ella). Tiene los ojos verdes y la mirada muy dulce. Siempre está de buen humor y no se enfada nunca (y creedme, he puesto a prueba su paciencia infinidad de veces y no lo he visto enfadado ni me ha dado un solo grito). Sus manos son cálidas, y cuando te acaricia trasmiten toda su ternura. Elsa piensa que es como uno de esos caballeros andantes de antaño, esos que dedicaban su vida a rescatar doncellas en apuros y a luchar por la justicia. Ella dice que es su héroe. Y como antes, también estoy de acuerdo con ella. Sam es mi héroe también.
Elsa es toda corazón y ternura. Para Sam es la mujer perfecta: guapa, inteligente, cariñosa y divertida. Cuenta que se enamoró de ella la primera vez que la vio, cuando sólo eran unos niños. Se conocieron en la playa del pueblo de costa donde pasaba las vacaciones. Era su último día allí, así que pensó que nunca más volvería a verla. Pero el destino le tenía reservada una pequeña sorpresa. Ese año empezaba el bachillerato y tenía que cambiar de colegio. Se sentía triste, no hacía amigos con facilidad y se sentía solo. Pero ¡¡¡allí estaba Elsa!!!. Radiante, rodeada de amigas, riendo con esa risa suya, tan limpia y contagiosa. Y desde aquel día no se han vuelto a separar.
Viven en un piso pequeño pero muy agradable y acogedor. Tiene un precioso patio lleno de plantas. Allí hacemos mucha vida, sobretodo ahora en verano. Lo primero que Sam hace cuando llega del trabajo es regar la terraza. ¡¡¡Se está tan fresquito en ella!!! Y a la caída del sol, nos vamos a dar un paseo. Solemos ir a un parque muy grande que hay cerca de casa. Allí he vivido algunas de mis mas divertidas travesuras. Pero no adelanto acontecimientos. Ya os las contaré a su debido tiempo.

Y también está Vi, mi madrina. Se llama Violeta, pero todo el mundo la llama Vi. Es la mejor amiga de la pareja. Sam y ella crecieron juntos, y más que amigos son como hermanos. Vi es divertida y muy vital. Y generosa y muy bondadosa. Según Sam es medio hippie, siempre soñando un mundo mejor y luchando contra la injusticia. Siempre que viene de visita (algo muy habitual, de hecho casi es la cuarta habitante de esta casa) me trae regalitos. Sam la regaña porque cree que me está malcriando, pero se que lo hace solo por guardar las apariencias... le encanta vernos felices y contentas.

Y otro día os contaré mis aventuras en el parque y los amigos "caninos" que estoy haciendo. Pero será en otra ocasión, veo acercarse a Sam con la correa, señal que es la hora del paseo.

¡¡Guau, guau!!! (¡¡Hasta pronto!!)


10 comentarios:

laMar dijo...

¡Que preciosidad mi niña! Me encanta.
Un beso enorme

*Luna dijo...

Hola cielo que bonito escrito me encanto seguire leysndo las aventuras de Dana por cieto mi perrita tambien se llama Dana
un beso y feliz semana

jengibre dijo...

Hola Lamar.

Gracias en nombre de Dana. Está muy emocionada con su nueva faceta, y le alegrará saber que ha gustado a la gente...

Besitos de jengibre.

jengibre dijo...

Hola Luna.

¡¡¡que coincidencia!!! A Dana le encantará saber que tiene una tocaya.

Besitos de jengibre.

Adivín Serafín dijo...

Hola Jengibre. Un perro jamás te abandona,nosotros sí. Lo que ahora es precioso, mañana es molesto. Como punto de vista del perro no está mal. Es dulce y tierno como el animal.

Me despido hasta octubre, me voy de vacaciones y tomo un tiempo de descanso. Necesito alejarme algún tiempo para coger fuerzas.

Blogsaludos

Canoso dijo...

Estaremos pendientes a las aventuras de Dana, igual se las leo a mi 'Frodo', aunque a estas horas está tumbado bajo la mesa y ya puede pasar un terremoto que ni se inmuta.

Besotes

Los Fantasmas del Paraíso dijo...

Ooooh, esto me recuerda a mi perro Atila, que lo hemos llevado a cortar el pelo y no parece el mismo xD. Espero la próxima entrega de Dana y sus papis (y madrina), a ver cómo se porta con sus amigos caninos. Por cierto, me encanta Amigos para siempre xD

jengibre dijo...

Hola Adivín.

Me alegro que te guste. Es la primera vez que utilizo la primera persona y temía que no lo hubiera hecho bien. Y te aseguro que Dana es así, dulce y tierna.

Espero que disfrutes de tus vacaciones. Se te echará de menos por aquí.

Buen verano y besitos de jengibre.

jengibre dijo...

HOla Canoso.

¿tu perro se llama Frodo? Veo que eres un fan de Tolkien!!! Yo tuve un periquito llamado Pippin...
Espero estar a la altura de la expectación creada.

Buen domingo y besitos de jengibre.

jengibre dijo...

Hola Fantasmas.

¡¡¡¡adoro esta versión del amigos para siempre!!!! Me recuerda a Constantino Romero pidiendo a los atletas que se bajaran del escenario en la ceremonia de clausura de las olimpiadas de Barcelona (sí, ya se que tu eras muy, muy pequeño por entonces, pero eso dio la vuelta al mundo).

La foto que encabeza la entrada no es Dana. Me tienen que enviar fotos más actualizadas. Pero esa foto me pareció muy graciosa.

Besitos de jengibre.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails