domingo, 28 de febrero de 2010

Yo se un himno gigante y extraño.


Yo sé un himno gigante y extraño
que anuncia en la noche del alma una aurora,
y estas páginas son de ese himno
cadencias que el aire dilata en las sombras.

Yo quisiera escribirle, del hombre
domando el rebelde mezquino idioma,
con palabras que fuesen a un tiempo
suspiros y risas, colores y notas.

Pero en vano es luchar; que no hay cifra
capaz de encerrarle, y apenas, ¡oh!, ¡hermosa!,
si teniendo en mis manos las tuyas
podría al oído cantártelo a solas.

Gustavo Adolfo Bécquer.

Hoy me he levantado poética. No suele suceder a menudo. Por eso hoy os dejo un poema de mi poeta favorito. Gustavo Adolfo Bécquer es el poeta romántico por definición. Y fue mi primer contacto con la poesía, allá por mi mas tierna infancia. Ventajas de tener un hermano mayor. Cómo siempre he sido una lectora compulsiva terminaba leyendo incluso los libros que a mi hermano le hacían leer en el colegio. Así descubrí a Bécquer, en un pequeño volumen de la colección Austral, de color rosa. El mismo volumen que ocupa un lugar destacado en mi biblioteca. El pobre está ya muy ajado. El tiempo y el uso causa estragos aunque siempre haya sido cuidadosa con los libros.
Debo decir que por aquella época eso de la poesía lo encontraba algo cursi. Así que empecé por las Leyendas. El monte de las ánimas, me la había recomendado mi hermano, no se si fue para meterse conmigo o porque creía que me gustaría, porque la verdad es que me gustó, pero a la vez me asustó muchísimo. Tuve pesadillas durante muchísimo tiempo. Ni que decir tiene que mi madre le castigó duramente. Pero lejos de dejar el libro, lo leí, casi lo devoré. Y al final quedaron las Rimas... Era verano, esos mediodías cálidos y bochornosos. Cómo me hacían dormir la siesta, pero nunca me quedaba dormida no me quedó otra que leer esas poesías. Abrí el libro con resignación, encontré algunas subrayadas a lápiz. Pensé que el tonto de mi hermano se las habría recitado a alguna de sus amigas. "Patético" pensé. Es lo que pasa cuando tienes tienes 9 años y tu hermano 14. Pero no tenía otro libro a mano, así que me dispuse a leer, resignada a mi suerte, como un cristiano al que llevan al martirio. Y me sorprendí. ¡¡¡Me gustaban!!! Y no eran cursis, sino hermosas y algunas desgarradoras. Y podía sentir todas las emociones que escribía.
Creo que ese día me enamoré de ese poeta. Un amor para siempre, porque aunque con los años he leído a otros poetas (Neruda, Lorca, Ruben Darío, Espronceda...)que me han cautivado, él siempre será el primero que me hizo amar la poesía y el arte de crear con las palabras. Y como el primer beso o el primer amor, se te queda clavado en el corazón.



MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com

6 comentarios:

Nicolás dijo...

De todas las cosas que podría llegar a decir en los comentarios, creo que voy a elegir la menos esperada...
... ¡yo tampoco podía dormir la siesta! XD

Esa es una de las causas de que no me guste la poesía, la encuentro demasiado cursi y melosa para la prosa que estoy acostumbrado a leer. Traté de leer "La divina comedia" de Dante Aliguiery, pero desistí cuando me encontré sumido en aquellos enrevesados versos que estructuraban una narrativa poética. En fin... desventuras literarias.

Voy a darle una nueva oportunidad a la poesía e intentaré con "Las rimas" de este escritor, aunque si ya son muy románticas... probaré con Poe, que tiene un aire más sombrío y misterioso. Veo que la poesía que has puesto al principio tiene mucha musicalidad, y yo prefiero musicalidad antes que rima en una poesía. La rima, con los años, puede lograrse; la musicalidad se lleva adentro y es lo que caracteriza a todo buen poeta.

Lo dicho, ¡le doy una nueva oportunidad a la poesía!

¡Namarië, melon!

Los Fantasmas del Paraíso dijo...

Uy, Nicolás, pues precisamente las Rimas de Bécquer tienen fama de ser muy empalagosas (aunque a mí no me lo pareció tanto).

Sobre el poema, he de decir que hoy en día he acabado dando más importancia a la musicalidad y el ritmo que al contenido en sí (lo considero un defecto relacionado con la vagancia de no pararse a pensar lo que dice. Y, la verdad, en ese sentido, el poema está muy logrado: la asonancia, los encabalgamientos, las exclamaciones, las frases binarias de "suspiros y risas, colores y notas"... Y luego están los contrastes sensoriales (por llamarlo de alguna manera), como los de "himno gigante y extraño" o "colores y notas" referido a palabras. Está muy trabajado.

Y bueno, también tengo que decir que prefiero el género dramático y el narrativo al lírico.

Por cierto, qué bonita la historia de cómo descubriste la poesía xD

jengibre dijo...

Hola Nicolás.

Cuando digo que es el poeta romántico por definición me refiero a que pertenece al romanticismo, una corriente que surgió en toda europa en el siglo XIX, género al que pertenecen autores como Lord Byron, Walter Scott. Lo que pasa es que ahora se entiende por romanticismo algo muy diferente.

Al final no me ha quedado claro si te ha gustado el poema o no. Pero no te preocupes, que vas a poder leer más poemas de este autor. Y de alguno mas de ese mismo periodo para que veas que no eran nada cursis.

jengibre dijo...

Hola Fantasmas.

Es cierto que algunas de sus rimas son conocidas por todo el mundo y utilizadas con el fin con el que sin duda las subrayó mi hermano. Pero son muy pocas, las demás son mucho más que eso. Hay un par de ellas que son desgarradoras.

Aprovecho para anunciar la primera sección en Los cuentos del hada jengibre: Los mejores poemas románticos.

Te aseguro que la historia es real como la vida misma. Otro día te contaré lo que pasó cuando leí La Profecía...

Canoso dijo...

Si cada vez que te levantes poética, eliges a Becquer, ten por seguro que acertarás siempre, amiga. Como bien dices es el poeta romántico por excelencia.

Un beso

jengibre dijo...

Hola Canoso.

Es mi poeta favorito. Por eso tendrá su pequeño hueco por aquí.

Besitos de jengibre.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails