domingo, 5 de febrero de 2012

El ángel oscuro.

Se sentía frágil y vulnerable. Y perdida. Nunca antes se había sentido así. Ella que se había ganado a pulso sus negras alas. La más fría y despiadada de todas las huestes de la oscuridad.
Su misión era sencilla, otro arcángel más que corromper, un nuevo ángel caído para sus filas... ¡y tantos habían caído!. No entendía porque esta vez había sido diferente.

Sólo era un arcángel más, y ni siquiera de los hermosos de las huestes celestiales... esos habían sido presa fácil para ella. Sólo un joven sencillo, algo tímido y retraído. De rostro dulce y ojos llenos de ternura. Ese fue su error. Nunca debió mirarse en sus ojos. En ellos vio reflejada su alma negra y comprendió que el veía su verdadero aspecto y aún así ponía su vida y su alma en sus manos. Y algo se rompió dentro de ella. Quizás fueran las rejas que aprisionaban su corazón. Pero lo cierto es que sintió un dolor lacerante en el pecho y no pudo condenar a aquel espíritu puro. Se alejó de él tan rápida como le permitieron sus alas, buscando un lugar donde esconderse y pensar. Sabía que estaba condenada, la oscuridad no toleraba los fracasos. Pero eso no le importaba, su ángel estaba a salvo. Encontró un escondite en un antiguo mausoleo semi derruído. Rodeada de ángeles de granito rompió a llorar recordando la ternura que siempre le había brindado, la dulzura con la que siempre la había tratado aún cuando él sabía quien era. Deseó con todas sus fuerzas que él estuviera allí, junto a ella. Que la abrazará y la protegiera. Por primera vez entendió lo que era el Amor y tuvo la seguridad de que le había perdido. Ella no se merecía su amor. Se dejó caer en el frío suelo de mármol, llorando sin consuelo hasta que agotada se quedó dormida.


4 comentarios:

Fiaris dijo...

Triste.
cariños

Adivín Serafín dijo...

Este espíritu negro promete. De ella puedes sacar grandes cosas.

jengibre dijo...

Hola Fiaris...

Sí, es un poco triste... pero ¿quién sabe? en este mes todo es posible. A veces los principios más tristes y descorazonadores terminan siendo finales más dulces y románticos...

Besitos de jengibre.

jengibre dijo...

Hola Adivín...

¿quién sabe dónde le llevarán sus negras alas? Todo se desvelará en su momento...

Besitos de jengibre...

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails