miércoles, 21 de julio de 2010

Dana



Dana se sentía feliz. Por primera vez en su vida podía sentirse así. Su nueva familia era encantadora. Llevaba un mes con ellos y su vida había dado un cambio increíble. Y para mejor, algo a lo que no estaba acostumbrada. Gracias a ellos había descubierto lo que eran las caricias y los mimos. Y sentirse querida. Una sensación maravillosa. Algo que no había sentido desde que era un cachorrillo. Su vida no había sido nada fácil. Aunque al principio, cuando era una pequeña bolita de pelo blanco, había creído que todo sería cariño y felicidad, en seguida descubrió que en lugar de mimos y caricias sólo recibiría gritos, castigos y malos tratos. Hasta que un día la abandonaron en una carretera. Casi fue un milagro que no muriera atropellada en aquel lugar. Pero consiguió alejarse de aquella trampa mortal y se adentró por los campos.
Hambrienta, cansada y herida, llegó a un pueblecito. Allí tuvo suerte y unos niños que jugaban en la calle la vieron y apenados por su triste aspecto, la llevaron a su casa. Allí la alimentaron e incluso curaron sus heridas. Pero no podía quedarse allí. El asma de uno de los niños lo impedía. Pero por suerte para Dana, en las afueras del pueblo unas chicas habían creado un refugio para animales abandonados. Allí la llevaron con la esperanza de que ellas pudieran encontrarle un nuevo hogar. Los niños lloraron al despedirse de la perrita. Y Dana también lloró, habían sido muy buenos con ella.
En el refugio conoció a otros animales en su situación. Algunos muy malheridos, viejos o enfermos. Las cuidadoras luchaban, con muchas dificultades y muy poca ayuda, por cuidarlos y buscarles un buen hogar. Y así fue como conoció a su nueva familia, una pareja joven . Lo suyo fue "amor" a primera vista. Quizás por la bondad que trasmitían. O por las miradas de complicidad y cariño entre ellos. O por la ternura de esas primeras caricias que le dedicaron. Pero lo cierto es que en ese momento supo que quería ir con ellos. Y ellos ya no pudieron dejarla allí. Le hicieron un hueco en su casa, en su corazón y en su vida.
Ahora, un mes después, se había convertido en la "reina" de la casa. Empezaba a ser una perrita feliz, mimosa y traviesa. Pero lo mejor de todo fue descubrir que las manos también servían para dar cariño y no para lastimar, como hasta ahora había conocido.



10 comentarios:

Cele dijo...

Una hermosa historia y con final feliz. Tarde o temprano la vida nos regala un poco de felicidad.
Besos

Adivín Serafín dijo...

Gracias por el regalo de estar en tu blog y poder sentirte.

Blogsaludos

Canoso dijo...

Pocos animales pueden ser tan nobles como un perro, tengo uno y me maravilla la lealtad que tienen y el amor que sienten por sus dueños, la alegría cuando llegas a casa, cuando lo acaricias o cuando juegas con él. No comprendo que exista gente que les haga daño.

Besitos hada

jengibre dijo...

Hola Cele.

Sí, Dana es una perrita afortunada. Ahora tiene una familia que la quiere y la cuida. Pero hay otros que no tienen tanta suerte, y si nadie los adopta son sacrificados.
Pero sí, para Dana ha sido un final feliz.

Besitos de jengibre.

jengibre dijo...

Hola Adivín.

Tranquilo, que no he dejado el blog. Ni pienso hacerlo. Tengo unas cuantas ideas nuevas que pronto irás viendo. Estoy llena de creatividad. Pero lamentablemente no dispongo apenas de tiempo ni para respirar. Eso sí, me encuentro bien, muy bien y en cuanto pille el ritmo volverán las entradas periódicas.

Gracias por estar siempre aquí, apoyándome. No sabes la fuerza que me da para seguir con esto.

Besitos de jengibre.

jengibre dijo...

Hola Canoso.

Estoy de acuerdo contigo. Yo no puedo tener perro (bueno ni tampoco gatos ni otros animales de pelo) porque soy asmática, pero me encantaría tener uno, te dan un cariño más sincero y desinteresado que la mayoría de los humanos.
Dana es una perrita muy buena y cariñosa. Al principio tenía los ojos muy tristes, pero el cariño que le dan está haciendo que empiece a ser una perrita feliz... y algo traviesa.

Besitos de jengibre.

*Luna dijo...

Hola cielo que linda historia con final feliz para Dana
un beso

Adivín Serafín dijo...

Hola Jengibre. Pásate por mi blog, hay algo para ti.

http://diarioindependencia.blogspot.com/2010/07/microinvitadas.html

Espero que te guste.

Saludos

Nicolás dijo...

Como siempre, resulta un placer poder seguir leyendo cada palabra que escribes, porque logras transmitir magia, emoción y un sentimiento que hace al verdadero escritor.

La historia en sí está bien estructurada, a nivel gramatical y ortográfico es perfecta y has sabido emplear con maestría el arte de la retrospectiva (me sorprendió mucho el comienzo, pero luego, cuando vi que desmenuzabas la historia vista desde un presente grato y lleno de amor, entendí lo que querías hacer). Tuve que leerla dos veces, pero por una causa muy buena...
... ¡la primera lectura me dejó conmocionado! Ahora sí a lo que me ha parecido a nivel más personal, dejando de lado el escritor-corrector maniático. Está llena de sensibilidad, recubierta con verdadera dedicación. Te has podido centrar en los aspectos más crudos de la vida de Dana y has conseguido reflejar muy bien la tristeza, la angustia y el desamor, y has sabido enternecer la historia de esta alegre perrita, darle amor y cariño y convertirla en un can lleno de vida, esperanza y felicidad.
Me duele ver que el maltrato hacia los perros (y hacia los animales en general) sea algo que supere la ficción y llegue hasta la realidad. Pero si eso me entristece en cierta medida, me alegra saber que hay personas que luchan porque esos animales vuelvan a tener una vida en compañía de personas que las aprecien y que no caigan en el sacrificio... y también me alegra que haya personas que tengan un corazón tan grande como para dejar entrar en sus vidas a una criatura necesitada de amor y cariño. El mundo está lleno de héroes, aunque no los veamos ni usen capas con superpoderes. Y estoy seguro de que esa pareja hará brillar la luz de la alegría en esos ojos cansados y entristecidos.

¡Ánimo en el trabajo y a pillar el ritmo, que tú eres una luchadora por naturaleza, Jengibre!

¡Elen síla lumenn omentielmpo!

Los Fantasmas del Paraíso dijo...

Bueno, ya he comentado en la segunda parte, así que poco mas me queda por decir. Un saludo a todos xd

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails